Ecuador del viaje – Cuba

Día 14. Casi hemos llegado al ecuador de nuestro viaje. La sensación es agridulce. Parece que hace ya mucho desde que dejamos atrás La Habana y sin embargo, después de haber visitado seis ciudades diferentes tenemos la sensación de que el tiempo ha pasado volando.

Tantas personas, sensaciones, experiencias, lugares… Tenemos la sensación de que no somos capaces de asimilarlo todo.

En La Habana tuvimos nuestro primer encuentro con la cruda realidad que vive la capital. Nos enfrentamos a los jineteros (timadores) de la ciudad que salían de todos los rincones ofertando restaurantes, taxis, alojamientos… Probamos los primeros mojitos, saboreamos la vida nocturna y contemplamos en primera persona como algunos extranjeros compran cariño cubano.

Algo abrumados con esta situación y con miedo de no llegar a fin de mes con nuestro presupuesto, decidimos salir rápidamente de la capital y dirigirnos al Valle de Viñales, un pueblo en las montañas al oeste de Cuba. Allí montamos a caballo, hicimos espeleología en los Mogotes, vimos la elaboración de los puros y cigarros en las plantaciones de tabaco, nos bañamos en los lagos naturales y saboreamos la deliciosa comida de la región en una villa agroecológica.

La suerte nos sonrió cuando topamos con una pareja de alemanes recién casados que se ofrecieron a llevarnos en su coche alquilado hasta Cienfuegos. En el camino, hicimos algunas paradas en la costa sur del mar caribe y en la laguna del tesoro, donde vimos cocodrilos. Lucía no se enteró de mucho ya que se encontraba bajo el efecto de una doble Biodramína a causa de sus mareos múltiples.

Cienfuegos fue todo un descubrimiento en lo que a la gente se refiere. Por primera vez, no había presencia de turismo y eso se notaba en el trato de las personas hacia nosotros. Violeta (72 años), resultó ser una casera estupenda, no olvidaremos las charlas durante horas sobre el pasado, el presente y el futuro de Cuba.

En Trinidad disfrutamos del ambiente musical en cada esquina. Los grupos musicales se repartían por las calles empedradas de la ciudad. Nos despertábamos y nos acostábamos con el sonido de la música. A pesar de ser una ciudad turística seguimos conociendo gente encantadora y por primera vez en el viaje fuimos a la playa haciendo botella (autostop).

A una hora de allí, Sancti Spíritus nos acogió como no lo había hecho antes ningún otro sitio en Cuba. Maikel y su novia nos hospedaron en su casa y fueron unos grandes maestros. Desde que los conocimos nuestro gasto diario se ha reducido un 75%. Allí vivimos el primer apagón, una tormenta tropical y conocimos a Iván, un camarero que nos ayudó a entrar al teatro por menos de un euro, como si fuéramos cubanitos (como él nos llamaba).

Muy a nuestro pesar nos despedimos de la ciudad después de pasar allí dos días maravillosos poniendo rumbo al Oriente. Aquí comenzó el que sería uno de los momentos más tensos del viaje experimentando en primera persona lo que es viajar a lo cubano. Después de quince horas habíamos tomados dos camiones, cinco guaguas y un autobús.

Tras un ligero cambio de planes, solo pasamos unas horas en Camagüey, ya que nos dijeron que había un supuesto conflicto con dos bandas criminales (aunque no debía ser muy grave puesto que la seguridad es algo muy tangible en este país). Llegamos por ello a Bayamo, una ciudad llena de historia a dos horas de Santiago. Un sitio lleno de vida, música y gente, que nos acogió a las 10 de la noche. Aquí hemos pasado dos días estupendos y hoy partimos hacia Santiago de Cuba.

Gracias a la amabilidad de la gente en Bayamo escribimos ahora este resumen de los primeros 14 días. Aunque por las dificultades técnicas que posee Cuba para subir material a la web no hemos podido actualizar todo lo que nos hubiera gustado, estamos recogiendo un montón de información, fotos y videos para compartir en cuanto lleguemos a España.

Nosotros estamos muy bien, felices de poder estar viendo todo esto y con la incertidumbre de que nos deparará el siguiente destino, que siempre resulta ser una aventura.

Gracias por leernos y seguirnos.

¡HASTA PRONTO!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.